Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Uruguay: La extracción forestal podría llegar a 25 millones de metros cúbicos

Crece el área plantada y mejora la productividad de nuevas variedades.

Si la forestación uruguaya mantiene el actual crecimiento, en las próximas décadas, los niveles de extracción de madera podrían pasar de 14 millones de metros cúbicos a 25 millones de metros cúbicos, según estimó el economista Senior de la Consultora CPA Ferrere, Alfonso Capurro. El consultor presentó esta semana, en el Hotel Raddison, el informe: “Contribución de la Cadena Forestal a la Economía Uruguaya”.

Capurro afirmó que “Uruguay no tiene hoy capacidad industrial para absorber esa cantidad de madera”, por lo que para generar valor agregado adicional son necesarias más inversiones a nivel industrial que acompañen el crecimiento de la masa forestal, en momentos en que está en juego la instalación de una tercera planta de celulosa.

En el año 2016 las exportaciones del sector forestal alcanzaron US$1.534 millones, incluyendo las colocaciones de celulosa, madera y productos de madera, papel y cartón. Esa cifra representó el 17.5% del total de las exportaciones de bienes, y colocó al sector como la segunda cadena productiva en importancia detrás de la cadena cárnica.

“Hay dos razones que hacen al crecimiento en lo que tiene que ver con la oferta potencial de madera”, explicó a El País el gerente de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay, Atilio Ligrone.

Todos los años “se agregan 20.000 hectáreas más de bosques y además, cada hectárea de las nuevas, tanto las que se cortan como las que se plantan, se hacen con un material genético con mucha mayor productividad de la que hubo en la producción anterior (Clones). Entonces, la productividad de madera por hectárea se incrementa permanentemente por la incorporación de estos nuevos materiales y por aumento del área”, afirmó Ligrone.

Para el gerente de la Sociedad de Productores Forestales, si el escenario futuro fuera el mismo que tenemos hoy día, “con la instalación de una tercera planta de celulosa, teniendo en cuenta que el año pasado dos tercios de los 14 millones de toneladas de madera tuvieron por destino la celulosa, se llegarían a esos 25 millones de extracción” que proyecta el trabajo de CPA Ferrere.

PIB. El estudio de la consultora, especialmente realizado para la Sociedad de Productores Forestales, mostró que la silvicultura está representando el 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), en 2016 representó el 10% de la energía eléctrica generada, 15.200 empleos y hay 1.800 empresas vinculadas al sector: 1.700 son micro y pequeñas (con promedio de 20 ocupados).

La forestación generó el 3,6% del Producto Interno Bruto en 2016 y el 65% de lo que exportado va con valor agregado, donde la pulpa de celulosa explica dos tercios de ese valor agregado.

A su vez, la forestación es un rubro que genera mucho empleo, pues son 14.500 empleos vinculados directamente al proceso productivo, principalmente en las empresas forestales y sus contratistas, 5.000 empleos en silvicultura, 5.000 en cosecha y transporte y 4.000 en proceso de transformación industrial.

Capurro también reconoció que la cadena forestal aportó US$ 280 millones en impuestos, donde el 80% de los tributos en el proceso productivo son generados en forma directa o indirecta a través de contratistas.

El especialista de CPA Ferrere no pasó por alto que la cadena forestal permite un mejor aprovechamiento del recurso tierra, ya que el empleo, el valor agregado y las exportaciones del sector expresado por hectárea son superiores al de otros usos alternativos de la tierra.

La contribución de la forestación al resto de la economía uruguaya aumentará en los próximos años, porque la extracción de madera en 2016 fue menor que la cosecha potencial asociada a las 800.000 hectáreas plantadas.

Apoyo. A su vez, el presidente de la Sociedad de Productores Forestales, Carlos Faroppa, explicó que la realización del estudio tuvo como objetivo actualizar la información disponible sobre el sector y resaltó la importancia de hacerlo ahora ya que se cumplen 30 años de la aprobación de la Ley 15.939, mejor conocida como Ley Forestal.Esa legislación fue “el puntal fundamental para el desarrollo del sector, uno de los sectores más dinámicos del país”, afirmó Faroppa.

Por otra parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, no sólo coincidió con la visión de Faroppa, también remarcó que no hay duda que fue “una política de Estado” y dijo que la forestación “es una actividad que se basa en una política de Estado que ha definido la utilización de los recursos naturales con criterio de capacidad de uso, y que se enfrentó con éxito a las exigencias de la certificación internacional”.

El jerarca de gobierno también consideró “interesante” que la una ley de 1987, perteneciente a una época en que no se hablaba de sostenibilidad, haya tenido capacidad de adaptarse a las nuevas necesidades de desarrollo. Somos un país estructuralmente caro y con desafíos importantes en materia de productividad, sobre todo del trabajo y con exigentes estándares ambientales. La forestación nos da un ejemplo y varias lecciones que aprender sobre desarrollo sostenible y manejo responsable de recursos”, afirmó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca en el lanzamiento del trabajo.

Fuente:El País

Uruguay: El sector forestal genera el 4% del PIB

La actividad cumple 30 años de desarrollo sostenido: con 25 mil puestos de trabajo, genera el 17,5% de las exportaciones, por más de US$ 1.500 millones.

El sector forestal genera cerca del 4% del PIB nacional, alcanza el 17,5% del total de exportaciones y mantiene 25 mil puestos de trabajo, según un estudio elaborado con motivo de los 30 años de la aprobación de la Ley 15.939, conocida como Ley Forestal.

En 2016, sus exportaciones superaron los 1.500 millones de dólares, que lo colocan en segundo lugar, solo detrás de los productos cárnicos.
Las cifras, que revelan los resultados obtenidos en estos 30 años de desarrollo sostenible, están contenidas en el estudio “Contribución de la cadena forestal a la economía uruguaya”, elaborado por la consultora CPA Ferrere y presentado días atrás por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y la Sociedad de Productores Forestales. El presidente de la Sociedad, Ing. Agr. Carlos Faroppa, y el ministro Ing. Agr. Tabaré Aguerre fueron los oradores del acto de presentación, realizado días atrás en la Sala de Conferencias del Hotel Radisson.

El informe permitió profundizar sobre uno de los sectores más dinámicos de la economía y los impactos de una política de Estado que contribuyó a la diversificación de la matriz productiva, la captación de inversiones y la generación de empleo calificado en el interior.

Faroppa explicó que el objetivo del estudio era actualizar la información disponible y resaltó la importancia de hacerlo en el marco del aniversario de la aprobación de la ley, “el pilar fundamental para el desarrollo del sector” según la definió.

“El consenso alcanzado en la década de los 80 para impulsar un nuevo sector productivo, la aprobación unánime del marco legal, nuestras ventajas naturales para la producción forestal, las condiciones del mercado internacional, la institucionalidad y la estabilidad política y social del país fueron factores determinantes del éxito alcanzado”, dijo.

“El mantenimiento de las reglas de juego a lo largo del tiempo fue transformando la política forestal en lo que es hoy, una política de Estado, un ejemplo de política de Estado, sostenida en el tiempo”, enfatizó Faroppa.
El ministro Aguerre coincidió con esa visión y afirmó: “No cabe duda de que se trata de una política de Estado, que es una actividad que se basa en una política de Estado que ha definido la utilización de los recursos naturales con criterio de capacidad de uso, y que se enfrentó con éxito a las exigencias de la certificación internacional”.

“Me parece muy interesante que una ley de 1987, de una época en que no se hablaba de sostenibilidad, haya tenido capacidad de adaptarse a las nuevas necesidades de desarrollo. Somos un país estructuralmente caro y con desafíos importantes en materia de productividad, sobre todo del trabajo, y con exigentes estándares ambientales; y la forestación nos da un ejemplo y varias lecciones que aprender sobre desarrollo sostenible y manejo responsable de recursos”, agregó el ministro.

Por su parte, Faroppa anticipó que el sector “continuará creciendo”, aunque advirtió que no está exento de desafíos y amenazas. “Queda mucho por hacer y el marco general de referencia ha cambiado —comentó—. La creciente implementación de criterios restrictivos a la actividad, tanto a nivel nacional como departamental, está dificultando la continuidad de su crecimiento, fundamentalmente para los productores de menor tamaño. Esperamos reencontrarnos con el mismo impulso y condiciones para proyectarnos dentro de 30 años”.

El sector forestal, dijo, “ha sido un verdadero impulsor de inversiones medianas y grandes”. “Esto ha sido un factor de impulso a la economía, ya que ha tenido un carácter fundamentalmente anticíclico en la inversión. Esto ha permitido que en procesos de recesión aparecieran las inversiones de gran porte, que han sido faros o factores atractivos para el desarrollo de otras inversiones en otras áreas agrícolas, industriales y de construcción”, subrayó.

 

Presente y perspectivas


La presentación de los principales resultados del estudio estuvo a cargo del Ec. senior de la consultora CPA Ferrere, Alfonso Capurro, quien estimó que en Uruguay hay actualmente alrededor de 800 mil hectáreas plantadas y los niveles de extracción de madera superan por poco los 14 millones de metros cúbicos, considerando su destino para pulpa, aserrío, combustible y otros usos.

De sostenerse el crecimiento en la productividad, en la próxima década los niveles de extracción podrían superar los 25 millones de metros cúbicos.
Capurro afirmó que Uruguay no tiene hoy capacidad industrial para absorber esa cantidad de madera, por lo que para generar valor agregado adicional son necesarias más inversiones a nivel industrial que acompañen el crecimiento de la masa forestal.

En 2016 las exportaciones del sector forestal alcanzaron 1.534 millones de dólares, incluyendo las colocaciones de celulosa, madera y productos de madera, y papel y cartón. Esa cifra representó el 17.5% del total de las exportaciones de bienes, y la colocó como la segunda cadena productiva en importancia detrás de la cárnica.

Ese año, la cadena forestal generó el 3.6% del PIB nacional, y dos tercios de ese valor están directamente asociados al valor agregado generado por la cadena de producción de pulpa de celulosa.

Las estimaciones realizadas por CPA Ferrere dan cuenta de que entre puestos directos, indirectos e inducidos, el sector genera, al menos, 25 mil puestos de trabajo. Capurro analizó también que al menos el 50% de esas fuentes de empleo son generadas por contratistas y proveedores de empresas forestales. Según cifras presentadas en el marco de este estudio, la cadena forestal involucra 1.750 empresas, y un 93% de ellas son micro y pequeñas empresas.

Con relación a la contribución impositiva del sector, Capurro se detuvo en el hecho de que desde la aprobación de la ley forestal este aspecto ha variado, por lo que ya no existen subsidios asociados a la producción forestal y las exoneraciones concedidas ya no son generalizadas, sino que responden a proyectos puntuales. En 2016 la cadena forestal aportó casi 280 millones de dólares por impuestos. El 80% de los tributos en el proceso productivo son generados en forma directa o indirecta a través de contratistas.

El expositor destacó también que la cadena forestal permite un mejor aprovechamiento del recurso tierra ya que el empleo, el valor agregado y las exportaciones del sector expresado por hectárea son superiores al de usos alternativos de la tierra.

Finalmente, Capurro expresó que la contribución económica del sector aumentará en los próximos años, ya que la extracción de madera en 2016 es menor que la cosecha potencial asociada a las 800.000 hectáreas plantadas en la actualidad.

 

Gráficas

 

Fuente: El País

 

No habrá impacto ambiental de la segunda planta de UPM

Los sillones eran de cuero pintado. Celestes. Combinaban con el color de la corbata que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, eligió para toda la gira por Europa. El juego de living se completaba con cuatro piezas individuales. La jornada había sido larga y el mandatario quería descansar un rato antes de subir a la habitación del hotel. Unas horas antes se habían reunido con el número uno de UPM: el CEO de la finlandesa Jussi Pesonen.

En la tarde del lunes 13 de febrero, Vázquez salió del encuentro con la preocupación por el tren. Su desvelo por solucionar "el punto clave" para permitir la instalación de la segunda planta está encaminado. Ahora una de las claves del gobierno pasa por cuidar el plano ambiental, y minimizar al máximo el impacto de la mayor inversión extranjera en la historia del país. Por eso, la empresa se comprometió a garantizar los máximos estándares de control ambiental. Incluso más modernos que los ya aplicados para el primer proyecto en Fray Bentos.

"Lo que me desvela es el tren", dijo en aquella tarde de febrero el presidente sentado en los sillones del hotel junto a un grupo de colaboradores de su gobierno. Hizo una pausa. Sus acompañantes lo miraron. Volvió a pensar unos segundos y agregó: "Si arreglamos eso el resto se soluciona", dijo con su habitual tono casi de susurro.

El mandatario firmó un contrato de confidencialidad con la empresa tras el avance de las negociaciones. Sabe que el proyecto se concretará, pero no lo puede decir públicamente. Debe terminar de sellar el pacto y firmar el memorándum. Sin firma de contrato no hay segunda planta. Pero ese no es su desvelo.

Ahora el desvelo de Vázquez es otro. El jefe de Estado quiere que se activen todos los protocolos y controles de seguridad para evitar cuestionamientos, tanto del escenario político, como de organizaciones ambientales, señalaron a El País tres jerarcas del Ejecutivo.

La ministra de Vivienda y Medio Ambiente, Eneida De León, es la encargada de trabajar en el tema. Si bien aún se trabaja en el contrato o memorándum de entendimiento entre las partes, UPM y el gobierno tienen funcionando diferentes equipos de forma paralela para avanzar en el proyecto.

Por eso, en el Poder Ejecutivo y en la empresa finlandesa manejan estudios de impacto ambiental en diferentes planos. Uno de ellos es un estudio preliminar sobre el impacto de la planta de celulosa que se ubicará cercana a Paso de los Toros sobre el río Negro. Pero también manejan análisis de impacto ambiental y urbano sobre el nuevo sistema de ferrocarril que unirá a la fábrica con el Puerto de Montevideo. En las últimas semanas la firma finlandesa reactivó un llamado a licitación para un nuevo estudio de impacto ambiental por el ferrocarril.

En las negociaciones entre la empresa y el gobierno analizaron los estudios técnicos. "Fueron conversaciones demasiado especificas sobre tecnología, características de la fábrica, modelos de trabajo. Información puramente técnica que aportó la empresa y que también manejamos en el gobierno", dijo una fuente de gobierno a El País. El jerarca explicó que la Dirección Nacional de Medio Ambiente aportó la realidad actual del río Negro.

De las conversaciones surgió la conclusión que la nueva planta de UPM aportará una carga de fósforo de entre 2% y 3% de los niveles actuales que tiene el río negro. El resto del fósforo que tenga el caudal corresponderá a otros emprendimientos agropecuarios e industriales.

En el caso del río Uruguay la situación del agua ha sido muy controlada de forma binacional (Uruguay-Argentina). La planta de UPM instalada en Fray Bentos tiene permitido verter 74 kilos de fósforo por día al río Uruguay. En el caso de la otra planta de celulosa ubicada en Conchillas (Montes del Plata) el nivel de fósforo permitido de verter al caudal es de 140 kilos por día.

Con estas cifras los estudios oficiales muestran que UPM Fray Bentos aporta al río Uruguay el 0,01% del fósforo total que tiene el curso fluvial.

Sin embargo la situación en el río Negro es diferente, y la preocupación de las autoridades es mejorar los niveles de la calidad actual del agua. El tema fue conversado en una de las últimas reuniones del Consejo de Ministros.

El presidente Vázquez solicitó "estar atentos" y diseñar "acciones concretas" para mejorar la calidad del río.

La preocupación llevó a que el mandatario ordenase que la primera de las cadenas temáticas de radio y televisión fuese sobre el "agua como recurso".

Los estudios que maneja el gobierno y la empresa muestran que la calidad del río Negro es "buena", pero el nivel de nutrientes que las producciones industriales vierten al curso fluvial está creciendo "de forma rápida y la calidad está empeorando año a año".

Nitrógeno y fósforo son los principales elementos que tienden a aumentar en concentración en el agua, y provocan el crecimiento de plantas y algas marinas. La preocupación de las autoridades es que esa realidad ocasiona la pérdida de oxígeno en el agua, lo que impacta directamente en la vida de los peces y animales del río.

"UPM se comprometió a manejar los más altos estándares de control ambiental. Incluso serán más modernos y sofisticados que los existentes para las dos plantas que ya hay en el país. Son protocolos exigentes a nivel mundial, no solo local. Y eso también se conversó en la reunión en Helsinki de febrero", dijo a El País un jerarca de gobierno que prefirió no revelar su identidad por el acuerdo de confidencialidad que han firmado entre las partes.

Topolansky y la carta de dudas.
La senadora del Frente Amplio, y esposa del expresidente José Mujica, firmó una carta donde se alerta sobre los efectos ambientales que podría tener la segunda planta de UPM. Junto con ella otros 190 frenteamplistas adhirieron al texto con su firma. La petición está disponible en la página change.org.

El documento sostiene que: "la mejora de una infraestructura ferroviaria envejecida y obsoleta es la mejor alternativa para el desarrollo del sistema de transporte de cargas y pasajeros, siempre y cuando su trazado no contribuya a incrementar la fragmentación socio urbana del territorio afectado". Los firmantes exigen proteger el patrimonio, la Bahía de Montevideo y el paisaje portuario, así como la conectividad de la ciudad y el acceso al Puerto.

EL EJEMPLO EN EUROPA.
Aplicarán los mismos controles finlandeses.
En el tercer trimestre de 2017 estará pronta la planta de celulosa más grande de Finlandia. Se trata de la fábrica de Botnia (actualmente Metsa Fibre) ubicada en el lago Äänekoski. La inversión total es de 1,2 mil millones de euros, y su producción será similar a la prevista para la segunda planta que UPM pretende instalar en el centro del territorio uruguayo.

Ese lago recibe afluentes de unas 530.000 toneladas de celulosa. El caudal del río es de 75 m3 por segundo. Bastante más bajo al caudal promedio del río Negro donde se instalará el nuevo proyecto de UPM que es de 650m3 por segundo.

El Äänekoski desemboca en el lago Päijänne que recibe afluentes residuales de más de 300.000 habitantes. Se trata del segundo mayor lago de Finlandia. El Instituto del Ambiente de Finlandia (SYKE por su sigla en finlandés) calificó la calidad de sus aguas como "excelente".

Ese lago suministra agua potable a más de un millón de habitantes en la capital Helsinki, y pueblos cercanos.

Los protocolos de control ambiental aplicados allí son los mismos que se realizaran en el río Negro una vez esté en funcionamiento la segunda planta de UPM. El ejemplo fue trasmitido por las autoridades de la empresa finlandesa al gobierno de Vázquez en las reuniones donde se conversó el tema ambiental.

Para el presidente Vázquez, el tema ambiental es central, incluso considerado hasta un tema personal. El mandatario comunicó a su equipo de trabajo que quiere evitar los problemas que le generó la instalación de la planta de UPM en Fray Bentos.

Este año se cumplen 10 años desde que se encendieron los motores de la fábrica. En aquel 2007 el gobierno del Frente Amplio debió enfrentar una dura represalia del gobierno argentino liderado por la familia Kirchner (Néstor y Cristina Fernández) que llevó a cortar los puentes binacionales de Fray Bentos y Paysandú afectando el turismo.

En agosto del año pasado, Vázquez dijo que el gobierno realizó "un análisis con la empresa teniendo en cuenta la gestión ambiental, la gestión de impacto social y el tema de infraestructura". Descartó problemas con Argentina, y dijo que conversó el tema con el presidente de ese país Mauricio Macri quien no puso reparos.

"Podremos avanzar con muchas menos dificultades que con la instalación de la primera planta donde pagamos precio a la inexperiencia", dijo en aquella conferencia de prensa.

 

El País

Forestación en uruguay

La República Oriental del Uruguay, o simplemente Uruguay, es el segundo menor país en área territorial de América del Sur, siendo mayor nada más que a Surinam. Su área es de 176.000 Km² y su población es de apenas 3.4 millones de habitantes.

A pesar de pequeño, es bello, económicamente saludable y su población posee algunos de los mejores índices de calidad de vida, del continente sudamericano.

Cerro Catedral, está ubicado en Aiguá, departamento de MaldonadoAquí se aplica plenamente la expresión “small is beautiful”. El analfabetismo es muy reducido (menor al 4% de la población) y la expectativa media de vida de sus habitantes es superior a 74 años de edad. No obstante, en función de la pequeña dimensión de su economía, las oportunidades de trabajo para el pueblo acostumbran también ser reducidas lo que hace con que las personas talentosas terminen emigrando para otras economías más avanzadas (Brasil, Argentina,Chile, USA, España) en búsqueda de trabajo y de nuevas oportunidades. Su clima es templado, y su paisaje de pastos planos, con algunas pequeñas pendientes, o cuchillas. El punto más elevado del país es el Cerro Catedral, con apenas 514 metros de altitud. El país está dividido en 19 departamentos (Artigas,Canelones, Cerro Largo, Colonia, Durazno, Flores, Florida, Lavalleja, Maldonado, Montevideo, Paysandú, Rio Negro, Rivera, Rocha, Salto, San José,Soriano, Tacuarembó, Treinta y Tres), siendo que más del 40 % de la población vive en la capital, Montevideo.

A pesar de ser incluso menor que su vecino al norte, el estado Brasileño de Río Grande del Sur (282.000 km² y 12 millones de habitantes), cuando comparado con España (506.000 km²), Portugal (92.000 km²) y Holanda (41.500 km²), ya no se puede considerarlo tan pequeño o diminuto. Sus grandes ventajas son: estabilidad política y financiera, calidad de vida media de la población, seguridad, menores desigualdades sociales con relación a otros países importantes de América Latina. Sus bellezas naturales son reconocidas y apreciadas, algunas imperdibles: Punta del Este, Colonia del Sacramento, Cabo Polonio, José Ignacio, La Paloma, etc.

Su riqueza gastronómica es también muy apreciada por aquellos que la conocen: Churrasco, puchero, empanadas, alfajores, jaleas, miel, dulce de leche, etc. Como distinción adicional, Uruguay fue electo por la revista Reader's Digest, en reciente pesquisa, como uno de los 10 mejores países verdes para vivir, siendo el mejor clasificado a nivel sudamericano.(http://www.rd.com/advice/travel/5-ethical-travel-destinations/).

La Paloma, departamento de RochaUruguay tiene una historia económica forestal de pocas décadas también. A pesar de ser reconocido como una de las puertas de entrada de los eucaliptos en América del Sur, el crecimiento forestal de plantaciones e industrialización es muy reciente. Inicialmente, las plantaciones de Eucalyptus y de Pinus se destinaban a la leña y al abastecimiento de la industria local (Fanapel, pequeños aserraderos, etc). Esa situación se mantuvo hasta que el atractivo de tierras buenas para la silvicultura (planas y mecanizables) y a un bajo precio, pasaron a llamar la atención de inversiones extranjeras. Esto se acrecentó con las sucesivas crisis del petróleo, generando interés de Shell en plantar eucaliptos para generaciónde biomasa. Otras empresas extranjeras como ENCE y Weyerhaeuser también pasaron a invertir en plantaciones forestales, con la finalidad de exportar la madera. En el inicio de la década del 90 no existían más de 70 a 80 mil hectáreas de plantaciones forestales, la mayoría en poder de empresas internacionales. Entretanto, antes de la llegada de esas empresas, cerca de 1985, el área de plantaciones forestales en Uruguay era insignificante: aproximadamente 15.000 hectáreas de eucaliptos, 10.000 de Pinos, 3.000 de otras especies (plátanos y salicáceas).

Julio María SanguinettiLa gran oportunidad para la expansión forestal surgió en el gobierno de Julio María Sanguinetti, y con el esfuerzo de nuestro estimado amigo Ricardo Zerbino Cavajani (http://es.wikipedia.org/wiki/Ricardo_Zerbino), que fuera ministro de economía y Finanzas, y presidente del Comité de Negociaciones Comerciales a lo largo de ese gobierno. En Diciembre de 1987, fue decretada la conocida “Ley Forestal” de numero 15.939 que consiguió dar el necesario dinamismo al sector forestal en Uruguayo (https://legislativo.parlamento.gub.uy/temporales/leytemp7958704.htm). Mediante esta ley, los inversores en plantaciones forestales tuvieron incentivos fiscales y tributarios, a ejemplo de lo que había ocurrido en Brasil durante unos 20 años, de 1967 hasta 1986. De acuerdo con la DGF - Dirección General Forestal del MGAP - Ministeriode Ganadería, Agricultura y Pesca, las estadísticas revelan crecientes plantaciones de Eucaliptos y Pinos a partir del año 1989, alcanzando un pico histórico de 85.000 hectáreas plantadas solo en el año 1998. Las regiones preferencialmente seleccionadas para las plantaciones fueron los departamentos de: Paysandú, Tacuarembó, Rivera, Río Negro, Durazno, Maldonado, Rocha, Lavalleja, Florida y Soriano. Mismo ocupando un área pequeña el país, existen diferencias significativas entre sus regiones, lo que favorece más una región en relación a otras. Son factores importantes: clima, suelo, altitud, distancia del puerto de exportación e infraestructura.

Por ejemplo, en las proximidades del litoral, las heladas son menos frecuentes y la infraestructura mejor. Ya en la región central y en las proximidades del río Uruguay, adonde el país hace frontera con la Argentina, las heladas y el frio exigen otras especies o clones adaptados a esas condiciones mas frías. Uruguay está totalmente ubicado al sur del trópico de Capricornio, a cerca de 1.500 km de distancia del mismo, lo que lo caracteriza como un país de clima templado a frio. Por esa razón, mucho de lo que se aplica en silvicultura en el sudestedel Brasil no es válido para el Uruguay.

Poda de Eucalyptus GrandisA pesar de eso, la proximidad con el estado Brasileño de Río Grande del Sur http://www.eucalyptus.com.br/newspt_junho08.html#tres), que hoy crece aceleradamente en su actividad forestal, ha permitido un intercambio fuerte entre técnicos y empresas de esa región. Las principales especies forestales plantadas en Uruguay son: Eucalyptus globulus, E.grandis, E.dunnii, E.maidenii, E.viminalis, E.saligna, Pinus taeda, P.elliottii, Populus deltoides y Salix alba). En el año 2008 existian plantadas en el país, de acuerdo con la DGF, las siguientes áreas totales: 675.000 hectáreas con eucaliptos; 275.000 hectáreas con Pinos; 1.700 hectáreas con Salicáceas y 6.000 hectáreas con Populus.

A pesar que las mayores áreas pertenezcan a pocas empresas (COFOSA, EUFORES, Weyerhaeuser, etc.) existen muchas áreas pequeñas de propietarios rurales por los incentivos de la ley forestal 15.939. Esos pequeños propietarios se han agrupado en empresas cooperativas para facilitar la exportación de madera o de sus derivados.

En el momento actual, la actividad forestal ha recibido un fuerte impulso con la llegada de grandes empresas productoras de celulosa. La española ENCE, inicio sus actividades en Uruguay en el año 1989, inicialmente produciendo madera para exportación para sus fábricas en España. En los primeros años de la década del 2000, la empresa Finlandesa BOTNIA compro las plantaciones de SHELL, y decidió la construcción de la recientemente inaugurada fábrica de Fray Bentos.

Además de la nueva fábrica de ENCE en Punta Pereira, otras empresas internacionales ya se movilizan para futuras plantas de celulosa: Stora Enso y Portucel. En una década más la situación de la industria forestal en el Uruguay deberá sufrir grandes transformaciones en relación al momento actual. Existe en el Uruguay de acuerdo con la DGF-MGAP, cerca de 3,3 millones de hectáreas de suelos con aptitud forestal, conforme a relevamiento elaborado por dicho organismo. Por lo tanto la base forestal debe continuar creciendo, independientemente del apoyo gubernamental, pues el potencial existe y es atractivo. De la misma forma que en Brasil, el programa de incentivos fiscales a la reforestación cumplió su papel impulsor del crecimiento sectorial en el país. Iniciando el “juego”, con equipos vencedores participando, el propio potencial forestal pasa a ser el propulsor para nuevas inversiones y desarrollo.

 

Paralelamente al crecimiento de áreas de plantaciones forestales, utilizando en muchos casos las áreas de praderas, el área total de bosques nativos ah incluso aumentado, estando hoy cercano a 750.000 hectáreas. Hay mucho empeño por el aumento de hectareas de especies nativas, tanto de las empresas forestales, como por las principales ONGs locales. El bosque nativo o indígena, como es llamado localmente, es considerado vital para el equilibrio hidrológico, para minimizar el efecto estufa, para la producción de alimentos (frutas, miel, etc.) y para el uso medicinal y de esencias. El turismo rural y el eco-turismo ha crecido en el país y los bosques nativos participan en ese tipo de láser para la sociedad. Las especies nativas más conocidas e importantes son: quebracho, ombú, guayabo, pitangueros, timbó,coronilla, algarrobo, amarillo, etc. El INIA - Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria – posee programas de fomento y desarrollo tecnológico para los bosques indígenas. El resultado de ese esfuerzo es que en los últimos 20 años,el área de bosques nativos creció 130.000 hectáreas en área.


Este rápido crecimiento de la silvicultura y de la industria de la madera en el Uruguay acabó también generando conflictos, además de riquezas y de empleos. El despertar de emociones y de posiciones contrarias surgió fuertemente con ONGs, organismos de la midia,  y con el vecino mayor al sudoeste, la Argentina. Una amplia disputa muy conflictiva pasó a ocurrir en función de la negativa Argentina de la construcción de empresas de celulosa Kraft blanqueada en Uruguay, por ser el Río Uruguay y el Río de la Plata, ríos internacionales compartidos, que bañan los dos países.

Botnia en Fray Bentos, al fondo puente internacional Gral. San MartínLos focos surgieron contra las fábricas de Botnia y Ence. Innúmeras presiones del gobierno Argentino y de entidades ambientalistas llevaron a Uruguay y lasactividades forestales en el país a ser cuestionadas muy fuertemente. Esa disputa terminó por llevar al cierre por parte de los argentinos de diversos puentes que unen los dos países. A pesar del tema aún continuar caliente, estas presiones tienden a disminuir ya que la fábrica de Botnia y Ence utilizan las mejores tecnologías ambientales disponibles a nivel internacional, con impactos mínimos, controlados e mitigados.

Todo ese cuestionamiento llevó al Uruguay, a desarrollarse técnicamente y científicamente de forma muy rápida. Con todo esto, con pocos técnicos calificados en papel y celulosa en el país, en el momento de la crisis más aguda, hubo la necesidad de importar inteligencia externa para encarar el problema y defender los puntos de vistas del país, incluso en la corte de internacional justicia de la Haya.

Esto ayudó a mejorar mucho el nivel de conocimiento tecnológico y ambiental sobre plantaciones forestales y sobre procesos de industrialización de la madera. Sin embargo, la situación de ese conocimiento es todavía precaria. Son pocas las instituciones de enseñanza e investigación en el país.

Se puede contar con los dedos: UdelaR - Universidad de la República, LATU - Laboratorio Tecnológico del Uruguay e INIA - Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria. O sea, hay un largo camino para ser recorrido para la consolidación del Uruguay como un “fuerte player tecnológico” y no apenas conformarse como un país con gran vocación forestal, teniendo que sustentarse en tecnologías, conocimientos y recursos humanos importados.  La ventaja mayor es que la industria de base forestal, que apuesta fuerte en el país, ya se está movilizando para la formación de recursos humanos locales, con la creación de cursos orientados a plantaciones forestales, celulosa y papel.

Plantación de eucalyptus grandis en predio de COFUSA, RiveraLas investigaciones de las tesis de los alumnos de post-graduación deberán ayudar en la solución de importantes problemas tecnológicos y científicos de la actualidad que vive el país. Ese desenvolvimiento tecnológico es más de que apenas necesario. La tecnología forestal  necesita de muchos ajustes tecnológicos, tanto a nivel de mejoramiento genético, como de métodos silviculturales y de mejores prácticas industriales. La productividad forestal de los Eucaliptos que lo digan. Tenemos “prácticamente de todo” en términos de incremento medio anual: desde 10 hasta 32 m³/ha.año.

Aún que, el clonaje está siendo practicado para la manipulación de árboles superiores E.globulus, E.dunnii y E.grandis, todavía son pocos los estudios con híbridos, tales comoE.grandisxglobulus, E.salignaxglobulus, etc. El hibrido E.urograndis, muy usado en Río Grande del Sur, en las proximidades de Rivera, aún así es muy poco conocido para el Uruguay. Las plantaciones clonadas de mejor calidad en Uruguay tienen productividad entre 25 a 32 m³/ha.año, todavía muy distantes de los 40 a 50 alcanzados en Brasil. Entre tanto, existe potencial para mayores productividades forestales con la ventaja de poder incluirse fuertemente en los programas de hibridación la especie E.globulus y sus sub especies E.globulus maidenii, E.globuluspseudoglobulus, E.globulus bicostata.

Aserradero de Weyerhaeuser en el departamento de TacuarembóEn términos económicos y sociales, la industria de base forestal deberá mantener su papel de fuerte aceleradora de la economía Uruguaya y de la calidad de vida del país. Gradualmente, el país está dejando de ser exportador de madera bruta para exportar productos con diferentes grados de industrialización (papel -Fanapel; celulosa de mercado - Botnia; paneles de madera - Weyerhaeuser, Urupanel; madera aserrada y remanufacturada - Arazati, FYMNSA, Urufor, Caja Bancaria, etc.).

Además, la actividad forestal es una gran generadora de puestos de trabajo, cerca de 3 a 4 veces más que la pecuaria. A diferencia de otras actividades agrícolas, emplea también a muchas mujeres (vivero, laboratorios, etc.). Esto ha sido muy bien recibido por la sociedad Uruguaya.

Con todo esto, el desarrollo del país se vuelca al interior. Montevideo está dejando de ser el sueño de vida de casi todo recurso humano talentoso del país. El desarrollo de las plantaciones forestales y de la industria forestal en tantos departamentos, esta no apenas ayudando a retener el personal calificado en laregión, si no que seduciendo a otros talentos de la capital para el interior. Osea, la distribución de la riqueza generada está incluso ayudando a que el país se fortalezca en diversas regiones.

Algunos de sus principales empresarios, investigadores y técnicos que ayudaron o están colaborando para construir la historia de la Silvicultura y de la industria enbase a Eucaliptos en el país, han sido o fueron: R. Zerbino, L. Soria, C. Faroppa, Z. Bennadji, C. Robello, Raul de Castro, W. Isabella, F. Resquin, G.Barrios, A. Rodriguez  Yañes, C. Mantero, O. Arca, D. Sztern, N. F. Casella, J. Balseiro, A. Kurucs, Ana Cazzadori, Daniel Martino, José Krall, R. Tuset, J.Lafitte, J.P. Posse, F. Durán, C. Brussa, Atilio Lombardo , etc.

Planta de URUFOR, departamento de RiveraCiertamente muchos otros merecerían ser nombrados por lo que están haciendo por el desarrollo tecnológico forestal e industrial del país. Infelizmente, mi desconocimiento y mi red de “network” no es tan grande en el Uruguay, a pesar de la gran amistad que tengo con muchos de sus hijos.

Por todo esto, se puede definitivamente afirmar que el Uruguay es uno de los países emergentes más importantes para las plantaciones forestales de eucaliptos y para los más diferentes usos de la madera por ellos producidos. Evidentemente, siendo un país de pequeña dimensión territorial, y reducida población, existe mucho desfasaje tecnológico todavía a ser vencido por los que trabajan en el sector forestal del país. Sin embargo, la potencialidad del país es tan significativo que no faltarán actores para agregar conocimiento, trabajo y determinación para la construcción de un futuro forestal e industrial aún más victorioso e brillante.

Queda nuestro reconocimiento y admiración especial a sus empresas, universidades, entidades públicas y privadas y a todos sus técnicos e investigadores por creer en los eucaliptos como base de una economía fuerte, saludable y sostenible. A pesar de toda la polémica que ocurrió en el país en las disputas con la Argentina para la instalación de una industria de celulosa fuerte y moderna,  podría decirse que esto solo sirvió para madurar rápida y conscientemente a sus habitantes para que abrazaran la “eucaliptocultura” y la silvicultura como factores de éxito para el desarrollo del país.

En especial, me gustaría agradecer sinceramente a diversos amigos que me ayudaron  con sugestiones de documentos e identificación de Instituciones públicas y empresariales del Uruguay para que esa reseña sobre nuestro país hermano pudiera ser aún más rica e ilustrativa para todos ustedes. Un abrazo fraterno y muchas gracias a: Daniel Sztern, Jorge Balseiro, Oscar Caputi, Oscar Arca, Jairo Luís dos Anjos Silva, Juan Pedro Posse, Teotônio Francisco de Assis, Francisco Ferreira e Corina Piaggio.

 

 

ForestalWeb agradece a Celso Foelkel, por permitirnos aportar humildemente a la divulgación en español de este sensacional artículo de su autoría, llevando el conocimiento sobre las bondades del Eucalyptus y de la riqueza que puede aportar a nuestro país el manejo sostenible de las plantaciones forestales, la edición Nº 17 de Eucalyptus Online Book es totalmente dedicada a Uruguay, con enlaces a sus centros de investigación, universidades, empresas forestales, instituciones públicas, etc.

También puede acceder en otros idiomas:

http://www.eucalyptus.com.br/newseng_oct08.html (En Inglés)

http://www.eucalyptus.com.br/newspt_out08.html (En portugués)

Gobierno acelera obras tras acuerdo con UPM

Obras ferroviarias llevarán “al menos tres años”, dijo Rossi.

La jornada en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) arrancó bien temprano. En la noche del miércoles 3, el ministro Víctor Rossi convocó —para primera hora de ayer— a todo su equipo técnico en la sede del ministerio frente a la Plaza Matriz. La agenda tenía un solo tema: UPM. Es que en la tarde del miércoles el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y todo el gabinete de gobierno, recibieron la confirmación de la empresa finlandesa para avanzar en la instalación de su segunda planta de celulosa.

Ahora el gobierno está obligado a acelerar al máximo las obras de infraestructura necesarias para permitir el funcionamiento de la fábrica. "Para nosotros a partir de ayer (miércoles 3) lo que hubo fue un timbre de alarma", explicó el integrante del Poder Ejecutivo a los medios de prensa.

Rossi dijo que ordenó a todos sus equipos "ponerse en guardia". "Ahora se entra en la etapa de la concreción. Todo lo que estuvo en la discusión hay que hacerlo, hay que llevarlo a la cancha", remarcó.

Los programas para arreglar las carreteras, el reforzamiento de los puentes por los que va a transitar el tren, la refacción total del sistema ferroviario entre Paso de los Toros y el puerto de Montevideo, el acondicionamiento de la rambla portuaria y la creación de dos viaductos para facilitar el tránsito, son algunos de los temas en los que ahora el gobierno tiene que apretar el acelerador a fondo para cumplir con los plazos.

"Ya les transmití a cada uno de los equipos del ministerio que desempolven, si tenían alguna carpeta empolvándose", dijo Rossi con una cuota de humor para reflejar su decisión de acelerar todo lo que se pueda los trámites y definiciones.

El ministro del MTOP informó que el trazado del ferrocarril está prácticamente definido y será anunciado en 15 días, y que las obras de refacción de todo el sistema ferroviario llevarán un plazo no menor a tres años para su culminación. Antes de lanzar la licitación internacional, el gobierno tiene resuelto hacer un data room y distintos contactos mano a mano con las empresas para intercambiar información y recibir devoluciones de los inversores interesados en participar.


La jornada en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) arrancó bien temprano. En la noche del miércoles 3, el ministro Víctor Rossi convocó —para primera hora de ayer— a todo su equipo técnico en la sede del ministerio frente a la Plaza Matriz. La agenda tenía un solo tema: UPM. Es que en la tarde del miércoles el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y todo el gabinete de gobierno, recibieron la confirmación de la empresa finlandesa para avanzar en la instalación de su segunda planta de celulosa.

Ahora el gobierno está obligado a acelerar al máximo las obras de infraestructura necesarias para permitir el funcionamiento de la fábrica. "Para nosotros a partir de ayer (miércoles 3) lo que hubo fue un timbre de alarma", explicó el integrante del Poder Ejecutivo a los medios de prensa.

Rossi dijo que ordenó a todos sus equipos "ponerse en guardia". "Ahora se entra en la etapa de la concreción. Todo lo que estuvo en la discusión hay que hacerlo, hay que llevarlo a la cancha", remarcó.

Los programas para arreglar las carreteras, el reforzamiento de los puentes por los que va a transitar el tren, la refacción total del sistema ferroviario entre Paso de los Toros y el puerto de Montevideo, el acondicionamiento de la rambla portuaria y la creación de dos viaductos para facilitar el tránsito, son algunos de los temas en los que ahora el gobierno tiene que apretar el acelerador a fondo para cumplir con los plazos.

"Ya les transmití a cada uno de los equipos del ministerio que desempolven, si tenían alguna carpeta empolvándose", dijo Rossi con una cuota de humor para reflejar su decisión de acelerar todo lo que se pueda los trámites y definiciones.

El ministro del MTOP informó que el trazado del ferrocarril está prácticamente definido y será anunciado en 15 días, y que las obras de refacción de todo el sistema ferroviario llevarán un plazo no menor a tres años para su culminación. Antes de lanzar la licitación internacional, el gobierno tiene resuelto hacer un data room y distintos contactos mano a mano con las empresas para intercambiar información y recibir devoluciones de los inversores interesados en participar.

 

El País

Crece el área plantada y mejora la productividad de nuevas variedades. Si la forestación uruguaya mantiene el actual crecimiento, en las próximas décadas, los niveles de extracción de madera podrían ...
Read: 73
01.09.2018
2017/05/10. Die Konferenz im Ministerium für Verkehr und öffentliche Arbeiten (MTOP) begann sehr früh. Am Mittwoch Abend 3 Minister rief Víctor Rossi gestern früh -für alle sein technisches Team in ...
Read: 330
05.10.2017
The recent report by CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) confirms that the UPM Fray Bentos mill fulfils the strictest environmental criteria and the operation of the pulp mill does not ...
Read: 265
05.15.2017
A produção florestal no Uruguai, que inclui um milhão de hectares plantados com eucaliptos, gera 25 mil empregos em 1.750 empresas e uma média anual de US$ 1,5 milhão em exportações e 280 milhões de ...
Read: 15
01.10.2018

 

SUSCRIBIRSE AL BOLETIN DE NOTICIAS